mindfulness
20 Octubre 2016 • Sociedad y Personas

5 razones y 5 ejercicios para practicar mindfulness en tu jornada laboral

Día a día estamos expuestos a continuos estímulos y distracciones que nos llevan a no estar presentes en nuestro presente. Piensa en un día normal, en lo que haces desde que suena el despertador hasta que te acuestas, ¿te has parado a pensar un solo momento qué estás haciendo ahí, en ese lugar y en ese momento? Probablemente no.

El ritmo de vida actual no nos permite concedernos a nosotros mismos ni cinco minutos para tomar conciencia de la realidad y del presente. Esta “atención plena” o "tomar conciencia de la realidad" son algunas definiciones para describir el mindfulness, un tipo de entrenamiento mental de origen budista que cada vez más empresas están incorporando a su estrategia interna para incentivar la productividad de sus trabajadores mediante la conciencia del ser en si mismo.

¿Por qué todos deberíamos reservar de 5 a 30 minutos para practicar Mindfulness?

1. Aquí y ahora: Este método consigue relajar nuestra conciencia y nos permite conocer qué es lo que ocurre en nuestro fuero interno prestando atención total al momento presente sin preocuparnos por nada más.

2. Beneficio físico: La postura corporal que adoptamos a la hora de practicar mindfulness nos permite controlar y fijarnos en nuestra respiración y relajar todo nuestro cuerpo.

3. Beneficio emocional: Mejora la memoria, la capacidad de concentración y ayuda a controlar el estrés y la ansiedad.

4. Olvida temporalmente los problemas: Debemos ejercitar y trabajar la mente de forma constante para alcanzar el punto en el que quede en blanco. Así percibimos los problemas de manera impersonal y no emitimos juicios de valor.

5. Disminuye los efectos de las distracciones y disfrutas verdaderamente de ese momento en concreto.

¿Qué ejercicios podemos hacer a diario?

1. Mientras vas al trabajo, presta atención a tu respiración y a tu postura corporal. Cuando llegues a tu puesto, toma un minuto cada hora para, con los ojos abiertos, respirar con el vientre y centrarte en el sonido y el ritmo de la respiración.

2. A la hora de comer, intenta, al menos un día a la semana, hacerlo solo/a y en silencio, sin distracciones. Presta atención a cada una de las sensaciones que se producen en tu cuerpo cuando comes. Degusta el primer bocado, presta atención a los sabores y las texturas, fíjate en los colores y en el aroma que desprende.

3. Cuando llegues a casa, fíjate en un objeto cualquiera. Solo tienes que observarlo y ser consciente de que lo estás haciendo. De esta manera, tu mente se centrará en el momento presente y se olvidará de cualquier otro pensamiento. 

4. Antes de acostarte, solo necesitas 10 minutos para encender una vela en una habitación oscura y sentarte a observar la llama. Obsérvala y libera tu mente de cualquier otro pensamiento. De esta manera, te acostarás en un estado de relajación poderoso que te facilitará quedarte dormido.

5. Por último, y para que puedas ir practicando, te dejamos un mandala para que lo descargues, imprimas y puedas colorearlo. Se trata de una técnica de relajación utilizada para concentrar la mente y el cuerpo y potenciar la creatividad. Para ello, busca un lugar tranquilo. Obsérvalo antes de empezar a colorear. Tú decides la dirección que vas a tomar y los colores. No pienses en las formas ni en los colores, pinta de forma libre e intuitiva, sin prejuicios y toma conciencia de ese momento.

Descarga mandala