Smart Homes
16 Enero 2017 • Hogar

CES 2017: ¿Ha llegado el momento de las Smart Homes?

Desde 1995, durante  la primera semana de enero, Las Vegas se convierte en el epicentro de la tecnología mundial. Toda empresa tecnológica que se precie, o toda aquella que quiere convertirse en alguien dentro del sector, se acerca hasta allí para participar en el CES. Esta gran feria de la electrónica de consumo se ha convertido tras 50 años de existencia (la primera edición se celebró en 1967 en Nueva York) en el escaparate mundial en el que cualquier compañía quiere mostrar sus últimas novedades tecnológicas e impresionar a público, prensa e inversores.

La edición de 2017 del CES de 2017 cerró sus puertas el pasado 8 de enero. En ella se reunieron más de 3.800 expositores procedentes de 150 países, y por su superficie de 220.000 m2 circularon alrededor de 165.000 visitantes. Todos ellos acudieron allí para conocer de primera mano las tecnologías con las que las empresas quieren deslumbrarnos en los próximos años. Coches autónomos, inteligencia artificial, robótica,  móviles, televisores extraplanos o realidad virtual, fueron algunos de los protagonistas de la feria, que también destacó por la presencia casi total de soluciones con las que crear definitivamente una Smart Home.

El hogar conectado en CES

Más de 170 empresas expusieron en CES sus ideas sobre cómo serán los hogares del mañana. Algo que podemos resumir en dos conceptos: conectividad e inteligencia artificial. Y es que los grandes fabricantes mundiales de electrónica han decidido apostar por los asistentes virtuales y vincularlos a todo tipo de electrodomésticos para hacer de nuestra vida diaria algo mucho más sencillo. Sistemas como Siri (Apple), Cortana (Microsoft), Home (Google) y Alexa (Amazon), se han introducido en los aparatos de gigantes como Huawei, Samsung, LG o Whirlpool y nos darán a partir de este mismo año  la posibilidad de interactuar de forma natural con nuestros electrodomésticos. Quizá más pronto de lo que creemos nos descubramos a nosotros mismo por casa diciendo cosas como “Alexa, apaga la lavadora” o “Siri, pon el horno a 250 grados”. En definitiva, los frigoríficos inteligentes y conectados que nos ayudan a hacer la compra y mantener la nevera siempre llena, ya han dejado de ser cosa de películas y series de ficción.

Es más, también lo dejarán de ser en muy poco tiempo esos robots como la Robotina de la serie infantil Los Supersónicos. Y es que los robots pensados para desempeñar tareas en el hogar, también han ocupado un papel destacado en esta edición de CES. Así por ejemplo LG ha presentado Hub Robot, un pequeño robot que funcionará como un concentrador de aparatos conectados al que además podrás pedirle que revise el estado de tu colada, preguntarle qué hay en tu nevera, y con el que controlarás el aspirador, el horno o el aire acondicionado.  Y aunque Hub Robot aún no tiene fecha para su salida al mercado, sí lo tiene Kuri, el robot asistente de Bosch con el que podremos controlar prácticamente todos los dispositivos de la casa y que la compañía alemana quiere convertir en un miembro más de la familia. Kubik saldrá a la venta a finales de este año y tendrá un precio de salida de 699 dólares.

La fiebre de los dispositivos inteligentes

Innovaciones como estas parecen claramente destinadas a triunfar y podemos imaginarlas plenamente integradas en nuestros hogares en pocos años. Sin embargo, la fiebre por los dispositivos del hogar conectados también está generando productos algo más excéntricos. Vinculados al mundo de la cocina, la higiene o el sueño, en  CES se han presentado también gadgets como Smartypans, una sartén capaz de decirnos cuánta comida hemos echado y cuánto vamos a engordar cuando nos la comamos; el cepillo de dientes Ara es capaz de analizar nuestra dentadura y avisarnos de qué partes están mejor o peor lavadas; y la Sleep Number 360 Bed es una cama inteligente capaz de precalentar las sábanas para que nuestros pies estén calientes desde el mismo instante en el que nos acostamos, ajusta su posición para evitar que ronquemos y recuerda nuestra postura para que durmamos siempre con la máxima firmeza y comodidad.

Aún es pronto para saber cuáles de estas tecnologías  triunfarán y cuales se quedarán en mera anécdota, pero lo que sí parece evidente es que el camino para que nuestras casas se conviertan en hogares inteligentes, ya no tiene marcha atrás. Los gigantes del sector han puesto en marcha su maquinaria y del mismo modo que conquistaron casas y oficinas con los PCs o nuestros bolsillos con los smartphones, ahora parecen estar dispuestos a invadir nuestros hogares con microondas, neveras, lavadoras, lavavajillas y aspiradoras inteligentes, vinculadas entre sí y conectadas a Internet constantemente.