Vuelta al trabajo
03 Octubre 2017 • Sociedad y Personas

¿Cómo afrontar la vuelta al trabajo y evitar el síndrome postvacacional? (II)

Si en el anterior post la directora de Selección y Planificación y Responsable RRHH Servicios Internos en Leroy Merlin España, nos hablaba del síndrome postvacacional, cómo podemos evitarlo y cómo hacer frente al nuevo “curso”, veamos ahora algunas opiniones de otros expertos del sector de los RRHH. Esta es su visión ante algunas de las preguntas más frecuentes:

1. ¿Es normal sentirse "bajo" a la vuelta de las vacaciones? ¿En qué consiste exactamente el síndrome postvacacional?

Es normal esa sensación de desánimo, de pocas ganas. Las vacaciones por lo general las asociamos a la idea de “vivir sin reloj”. No tienes, de alguna manera, esa obligatoriedad del día a día. Aunque tengas que hacer cosas, se viven de una manera más relajada. Por eso, el perder esa idea de semi-libertad que nos da el vivir sin el reloj es lo que suele causar la sensación de desánimo. Pero sí, es algo normal. Aunque te motive tu trabajo y el volver, los primeros días suele costar un poco. Por eso lo recomendable es hacerlo de manera gradual, sin forzarnos en exceso y valorando lo positivo que es tener también una rutina a la que volver. Muchas veces asociamos rutina a aburrimiento y no es en absoluto eso. Nuestras rutinas organizan nuestra vida, son parte de ella, nos ayudan a sentir control y nos dan seguridad, como muy bien señala Patricia Ramirez.

Pocas veces se habla de la depresión postvacacional en las personas que están en búsqueda de trabajo, y creo que es importante no olvidar lo duro que se hace. Volver a buscar empleo, a mandar CV, a la inseguridad del proceso… A veces menospreciamos la vuelta a rutinas que otras personas desearían tener. La vuelta de vacaciones es difícil para todos, en mayor o menor medida. Por eso, intentemos que ese retorno sea suave, sin exigencias de más y agradeciendo lo que tenemos.

- Elena Ariño, Orientadora, formadora y blogger en Plandeempleo.com

 

Es lógico que nuestro estado anímico se vea afectado. Pero no deja de ser un estado transitorio que por norma general a los pocos días y siguiendo unas sencillas pautas, desaparece.

- María Jesús Marquez, Responsable de RRHH en Avanza Externalización de Servicios

 

Algunos profesionales manifiestan en su regreso al trabajo la conocida “depresión postvacacional”. Este síndrome es un estado emocional en el que el sujeto manifiesta una serie de síntomas tales como falta de energía, desmotivación, insomnio e irritabilidad. No es grave y suele remitir en cuestión de días o un par de semanas. Para evitar esta situación lo más aconsejable es que el individuo procure volver de sus vacaciones unos días antes de incorporarse al trabajo, recupere hábitos como los horarios de sueño y comida o realice acciones que le sean placenteras como puede ser hacer deporte.

Laura Martín, consultora de recursos humanos.

 

2. ¿Cuál es la mejor receta para superar los primeros días después de las vacaciones?

Volver al trabajo después de haber disfrutado de un periodo de vacaciones suele generar cierto rechazo, sobre todo en aquellas personas que ya se sentían insatisfechas en su entorno laboral. No obstante, con el fin de que la vuelta sea lo más llevadera posible podemos seguir una serie de indicaciones.

La primera de ellas es rebajar nuestro nivel de exigencias. No pretendamos el primer día rendir al mismo nivel que cuando nos hemos encontrado en plena vorágine laboral. El primer día recomiendo tomárselo con tranquilidad y utilizarlo para leer correos electrónicos, ponernos al día de los cambios que han surgido en nuestra ausencia e ir retomando el contacto con nuestros clientes, proveedores, etc.

En segundo lugar, mantener una actitud positiva y en este punto nuestros pensamientos se pueden convertir en nuestros mejores aliados o en nuestros peores enemigos. Es normal que cuando nos tenemos que reincorporar a nuestra rutina nos digamos continuamente frases como “no quiero volver”. Repetirnos este tipo de pensamientos provocará que nos sintamos mal y empecemos a manifestar síntomas como desánimo, apatía o dolores estomacales, por ejemplo. Por ello, es importante romper con esos pensamientos y sustituirlos por otros más sanos y que nos ayuden más como puede ser: “las vacaciones me han sido de gran utilidad para desconectar y ahora llega el momento de tomar nuevos retos”. La forma de llevar nuestra vuelta al trabajo depende únicamente de nosotros mismos.

En tercer lugar, un buen recurso para afrontar la vuelta es empezar a pensar y a planificar nuestra siguiente escapada. Esto nos inducirá emociones positivas.

– Laura Martín, consultora de recursos humanos.

 

Pienso que lo mejor para superar esos primeros días es aplicar aquellas rutinas personales y laborales que nos funcionan, saber adaptarse rápido a las novedades del trabajo si las hay e intentar que los horarios vuelvan a los patrones fijados. El deporte ayuda a buscar ese equilibrio, siempre de forma moderada y la lectura nocturna puede fomentar a relajar intelectualmente la mente de cara a las jornadas de trabajo.

- Miguel Angel Valens, consultor de RRHH y Profesor Asociado en el Grado de Relaciones Laborales en UIB

 

Lo mejor es no forzarse demasiado. Es decir, en la medida de lo posible, hacer una vuelta a la rutina de manera paulatina.

Si nos sobrecargamos de actividades o tareas de golpe (a la vez hacer la vuelta al trabajo/estudio, familia, gimnasio, casa, etc…) nos agotaremos enseguida y todo lo que habíamos ganado en las vacaciones desaparecerá rápidamente. Por eso, es recomendable procurar que la vuelta sea lo más paulatina posible: volver unos días antes para organizar la casa, la familia, posteriormente reincorporarse al trabajo/estudio, retomar las tareas como gimnasio u otras afines poco a poco…

- Elena Ariño, Orientadora, formadora y blogger en Plandeempleo.com

 

Volver a la rutina de forma gradual nos ayudará a sobrellevarlo de la mejor manera. El verano continúa a pesar de nuestra vuelta al trabajo, por lo que podemos seguir disfrutando de los buenos momentos, buscar pequeños espacios de desconexión y organizar planes para aliviar la tensión de la vuelta.

- María Jesús Marquez, Responsable de RRHH en Avanza Externalización de Servicios

 

3. ¿Cómo debemos planificar el nuevo "curso"?

Ante todo, con cabeza. A veces septiembre se vive como un “segundo enero”. Parece que todos esos propósitos que nos marcamos en enero y que no cumplimos tienen una segunda oportunidad en septiembre. Y los marcamos otra vez como objetivos, junto con algunos más nuevos que hemos ido incorporando. Antes de lanzarnos con entusiasmo a llenar nuestro tiempo de actividades, pensaremos del tiempo que disponemos realmente, priorizaremos tareas que hay que hacer sí o sí, y valoraremos cuáles otras podemos incorporar, en el caso de que nos apetezca. A veces me da la sensación de que tenemos que llenar nuestro tiempo de cualquier manera, haciendo cosas sin parar. Y no es así. Ahora que tenemos una segunda oportunidad para planificar el último cuatrimestre del año, debemos hacerlo con cabeza y con corazón. Con cabeza, pensando qué tiempo tenemos, y corazón priorizando aquellas tareas que más nos llenen. El horror vacui en nuestro tiempo no es sano.

- Elena Ariño

 

La planificación debe realizarse antes de comenzar el curso, previo a las vacaciones incluso. Dejarlo todo organizado para tu vuelta, aliviará el exceso de carga en los primeros días y no añadirá mayor tensión a tu agenda.

- María Jesús Márquez

 

El cierre de las vacaciones y la vuelta al trabajo supone el inicio de una nueva etapa y de nuevos objetivos. Para llevar a cabo una buena planificación y definición de nuestros objetivos es importante que estos se formulen teniendo en cuenta las siguientes características:

1) que sean positivos

2) lo más específicos posible

3) medibles

4) motivadores

5) realistas

6) que estén detallados en plazos

7) que estén bajo nuestro control

8) que sean beneficiosos para uno mismo y para el entorno.

– Laura Martín, consultora de recursos humanos.

 

4. ¿Cómo puedo detectar mis propios puntos de mejora? ¿Es importante conocerse uno mismo?

Para empezar, realizando un ejercicio de autoconocimiento. Deberemos de reflexionar, entre otros aspectos, sobre cómo ha sido mi intervención en el trabajo en el último periodo, qué es lo que podría haber mejorado, qué conocimientos me resultan necesarios adquirir para mi buen desempeño y qué quiero conseguir. No basta con pensarlo, hay que escribirlo. Un análisis DAFO puede ser útil. En este especificaremos por un lado nuestras fortalezas y debilidades y por otro lado las amenazas y oportunidades del entorno.

No obstante, todo este ejercicio de introspección que a simple vista parece sencillo se puede convertir en un reto cuando el profesional no tiene mucho conocimiento sobre sus áreas de mejora. Así pues, esta reflexión la tendremos que contrastar con nuestro entorno (compañeros de equipo, jefe o subordinados). Para ello una de las prácticas habituales que realizan las empresas más desarrolladas en materia de recursos humanos es la evaluación del desempeño que tiene como principal objetivo que tu entorno laboral te ofrezca feedback acerca de tu rendimiento y con ello tener una visión externa respecto tus fortalezas y también tus carencias.

– Laura Martín, consultora de recursos humanos.

 

Las vacaciones también son un buen momento para la reflexión. Es un alto que nos permite hacer balance del año, para poner en valor lo conseguido y analizar aquellos aspectos sobre los que deberemos trabajar en los próximos meses.

- María Jesús Márquez

 

A veces con un simple ejercicio de reflexión honesta y sincera podemos descubrir mucho sobre nosotros mismos. Pero tiene que ser objetivo, debemos dedicarle tiempo y analizar qué cosas son puntos fuertes y cuáles requieren un empujón. También puede ser útil pedir un feedback externo, pero debemos seleccionar a quién y qué tipo de información pedimos. Compañeros de trabajo o jefes con los que tengas una buena relación son los más recomendables para darte un buen feedback sobre tus puntos fuertes y tus puntos de mejora. Pero siempre analiza sus argumentos y reflexiona. Los puntos de mejora requieren un importante ejercicio de reflexión, para saber dónde está el elemento clave que requiere refuerzo: puede ser emocional, actitudinal, de entrenamiento… Las claves, honestidad y sinceridad.

- Elena Ariño

 

5. ¿Cuál es la mejor forma de encontrar oportunidades dentro de mi empresa?

Para no perder de vista las oportunidades profesionales que se generan dentro de la empresa es tener una buena red y relación con el resto de compañeros. Dependiendo del tamaño y la flexibilidad de la empresa, hasta tu jefe puede ser clave para tu ascenso profesional. Hay empresas que fomentan y favorecen el crecimiento con planes de carrera o la movilidad, otras no. Si quieres crecer dentro de la empresa, y los valores de ésta promueven este punto, no tengas miedo a manifestar tu deseo e incluso a hablar con el departamento de recursos humanos. Si eres un buen profesional, y realmente puedes encajar en puestos de más responsabilidad, seguro que cuentan contigo.

- Elena Ariño

 

Dentro de una compañía tenemos la oportunidad de desarrollarnos de diferentes maneras: ascendiendo a una posición superior, asumiendo nuevas tareas, cambiando de departamento, etc.

Para encontrar estas oportunidades el trabajador puede utilizar varios recursos. En primer lugar, estar al día de los movimientos que se realizan dentro. Es posible que una compañía cuando un empleado cambia de puesto intente cubrir la posición que queda libre con otro trabajador a través de una promoción interna.

En segundo lugar, observar las carencias que tiene mi entorno laboral. Por ejemplo, si detectamos que en nuestro departamento hay una tarea que es fundamental y no está asignada a nadie podemos proponernos para llevarla a cabo.

En tercer lugar, hablar con nuestro superior y transmitir nuestras inquietudes. Si es un buen jefe, tomará nota de ello y procurará velar por nuestro desarrollo.

No obstante, cabe decir que si queremos buscar nuevas oportunidades tenemos que ser conscientes que es posible que necesitemos ampliar nuestros conocimientos y reciclarnos, por lo que quizás será necesario iniciar una formación.

– Laura Martín, consultora de recursos humanos.

 

¿Cuál es la mejor forma de encontrar oportunidades dentro de mi empresa? Es fundamental siempre poner de manifiesto tus expectativas y metas y compartirlas en tu entorno profesional. Siempre puede cruzarse una oportunidad y esto ayudará a que estés en la mente de muchos y que llegado el momento, piensen en ti como posible candidato.

- María Jesús Márquez

 

6. En el caso de que me plantee un cambio, ¿cómo puedo saber si una empresa determinada es un buen sitio para trabajar y comenzar una nueva etapa profesional?

 

Mi experiencia me dice que el primer contacto que ha hecho la empresa contigo, la formalidad que transmite la compañía, el trato que te han ofrecido, el tipo de preguntas que te han hecho en la entrevista, etc. es bastante indicativo de lo que te vas a encontrar dentro para bien o para mal. Si en el proceso de selección observas aspectos como por ejemplo desorganización, falta de comunicación, preguntas discriminatorias, etc. aconsejaría no pasarlos por alto, pues pueden estar ofreciéndote pistas sobre cómo es la empresa por dentro.

Uno de los recursos más accesibles es preguntar a contactos que hayan trabajado en esa empresa. De no conocer a nadie, podemos contactar con profesionales a través de redes como LinkedIn que hayan trabajado en esa compañía y preguntarles sobre su experiencia en la misma.

Otro recurso de información sería páginas como Glassdoor en la que empleados o exempleados informan y opinan sobre aspectos como el proceso de selección en el que participaron, las condiciones salariales o beneficios sociales.

– Laura Martín, consultora de recursos humanos.

 

Es interesante revisar su web y redes sociales así como “googlear” y buscar información de interés. 

- Miguel Angel Valens

 

Por lo general, cuando nos planteamos un cambio profesional es porque buscamos una mejora. Puede ser económica, de horarios, de ambiente de trabajo, de funciones, de desarrollo profesional… Lo importante, para elegir dónde es más adecuado postularnos, es conocer lo que la empresa objetivo nos ofrece en dos áreas. Por un lado, deberíamos preguntarnos “¿El cambio a esta empresa se traducirá en conseguir la mejora que ansío?“. Está claro que para responder a esta pregunta debemos tener claras dos cosas: qué objetivo perseguimos con el cambio y qué ofrece la empresa.

Por otro lado, deberemos conocer, en la medida de lo posible, los valores de la empresa objetivo. Conocer su misión-visión nos puede ayudar a saber si, además de satisfacer mi objetivo de mejora, además vamos a ir a la par en cuanto a valores. Conseguir trabajar en una empresa donde tus valores y los suyos estén alineados es una de las mayores satisfacciones que hay. Por eso, antes de lanzarte, reflexiona, y luego, investiga. Por último, actúa con la seguridad de haber tomado las decisiones que consideres adecuadas.

- Elena Ariño

 

En el caso de que me plantee un cambio, ¿cómo puedo saber si una empresa determinada es un buen sitio para trabajar y comenzar una nueva etapa profesional?

Acude a internet, a tu red de contactos y pregunta. Lo cierto, es que ya no son solo las empresas las que piden referencias. Como candidato busca, pregunta e indaga antes de tomar una decisión. La suma de valoraciones y tu experiencia como candidato, te ayudarán en la decisión final.

- María Jesús Márquez