Vivienda bioclimática
05 Junio 2017 • Hogar

Consejos para mantener tu casa fresca en verano y minimizar el uso del aire acondicionado

Por Jorge Heras

Se acerca el verano y uno de los factores principales para el confort de nuestras viviendas será mantenerlas frescas. El cambio climático, con olas de calor más intensas y duraderas, es ya un hecho.

Existen muchas estrategias que podemos utilizar para mantener temperaturas razonables dentro de casa. La más sencilla y cara será el uso de un aire acondicionado que empleando electricidad enfriará la vivienda y resecará el aire interior. Pero existen otras estrategias también a corto plazo usando bastante menos energía.

Uno de nuestros objetivos ha de ser mantener el calor exterior fuera de la vivienda por lo que la mejor opción es cerrar las ventanas en los momentos de mayor temperatura y colocar una protección que impida la entrada de radiación solar al interior a través de persianas, voladizos o vegetación.

viviendo bioclimatica
Vivienda bioclimática. Toledo y Heras arquitectos

 

Una ventilación natural a través de las ventanas para refrescar la casa solo será eficiente si la temperatura de la brisa exterior (dependiendo también de la humedad relativa) no supera en más de 4º la temperatura interior de vivienda. Habitualmente esto ocurrirá por las noches y debemos permitir un caudal abundante que permita como mínimo una renovación del volumen interior de la vivienda a la hora.

Protección de casas frente al calor

También hay que procurar evacuar el calor generado en el interior de la vivienda lo más rápido posible o minimizar su producción. Intentar cocinar en las horas en las que la ventilación natural es más efectiva (noches) intensificando el uso de hornos y lavavajillas en esos momentos o cocinando en el exterior. Minimizar el uso de lámparas de incandescencia e incluso fluorescencia predominando luz leds de tonos cálidos. Desconectar aparatos electrónicos que incluso apagados puedan convertirse en pequeñas fuentes de calor como televisores u ordenadores.

El movimiento del aire interior con ventiladores podrá, mediante la evaporación del agua de nuestra piel, refrescarnos hasta unos 5 ºC de la temperatura ambiente. No olvides que una buena hidratación garantizará el correcto funcionamiento aparato de aire acondicionado natural de nuestro cuerpo.

Aislamiento correctamente dimensionado

Las estrategias a más largo plazo pasan entre otras por: un diseño adecuado de la vivienda desde el punto de vista de la orientación, color, dimensión de huecos de ventanas, ventilación, estrategias pasivas de refrigeración así como una correcta envolvente de nuestra casa con un correcto dimensionado del asilamiento sin puentes térmicos y estanqueidad adecuadas.

Todas estas medidas nos permitirán olvidarnos de veranos calurosos y obtener viviendas más saludables.

Jorge Heras Universidad Europea Jorge Heras Sánchez es arquitecto y Profesor de la Universidad Europea de Canarias.