Consumo de proximidad
29 Mayo 2017 • Medio Ambiente

Consumo de proximidad: otra forma de educar en sostenibilidad

Por Farmidable

Hoy en día cuesta encontrar a alguien que no muestre cierta preocupación por el cambio climático y por la influencia que los seres humanos tenemos en este, sobre todo en lo que se refiere a la sobreexplotación de los recursos naturales y la producción intensiva e industrializada, que sabemos con certeza, no es sostenible durante mucho más tiempo.

En el mundo avanzado tecnológicamente del s. XXI, en el que el consumidor es cada vez más consciente de la necesidad de cuidar el planeta, esto se ha traducido en la preocupación por una producción sostenible y responsable con el medio ambiente, y nuevas inquietudes cuando de consumir se trata…

 

¿Y a la hora de comer?

En lo que respecta a la alimentación, este consumidor moderno, demanda, cada vez más, productos de origen natural y/o ecológico, de cultivos donde no se utilizan pesticidas ni plaguicidas químicos, o de granjas donde el bienestar animal en la crianza es tan importante como un producto libre de conservantes.

A la vez, el consumidor valora un producto de cercanía, un producto local, de un pequeño productor cercano; un producto fresco, lleno de nutrientes, con sus propiedades organolépticas intactas, que no ha viajado en cámaras, que ha sido recolectado o envasado recientemente… Se trata de una vuelta a lo natural en un mundo quizá, demasiado industrializado.

 

La importancia de la educación ambiental

Pero es necesario que la labor de concienciación la llevemos a cabo desde la base, desde la infancia. Es muy importante que desde las escuelas y centros educativos, se transmitan la importancia del respeto al medio ambiente y la sostenibilidad como principales garantes del progreso de nuestras sociedades, a la vez que inculquemos buenos hábitos de consumo y alimentación saludable.

La creación de huertos escolares es una de las actividades que hoy en día más frecuentemente llevan a cabo los colegios, con el objeto de que los niños puedan conocer los principios de una agricultura sostenible y natural.

Los valores y conocimiento que los niños aprenden a través de la creación y gestión de un huerto escolar, trascienden a la tarea manual del cultivo, y tienen que ver con aspectos fundamentales de un estilo de vida saludable, una alimentación natural y equilibrada, basada en los nutrientes de los productos propios de cada temporada.

 

Consumo de proximidad y hábitos sostenibles

Otra forma de influir en estos hábitos sostenibles desde los colegios, es fomentar el consumo de proximidad a pequeños productores, de productos naturales kilómetro cero y de temporada a las familias, lo que supone a la vez transmitir a los niños, conocimientos y hábitos de producción sostenible, alimentación y nutrición saludables. 

Apoyar a estos productores a que puedan desarrollarse y fomentar el producto de alimentos “vivos y naturales” con todos sus nutrientes, y sin químicos, es trabajar desde la base por un mundo sostenible.

Además, los colegios pueden realizar multitud de actividades con los niños y los productores: visitas a granjas, explotaciones agrícolas, talleres con familias, etc. Una excelente forma de aportar valor al colegio y de incentivar el conocimiento y valores de sostenibilidad y respeto al medio ambiente entre sus alumnos y familias.

Si los niños desde pequeños aprenden la importancia que tienen la producción ecológica y natural, y el desarrollo económico local sostenible, garantizaremos un planeta tierra sano.

Sobre Farmidable

Farmidable nace bajo la premisa de potenciar estos valores. Farmidable, un nuevo modelo colaborativo de consumo de producto local y de temporada, que busca poner en contacto a pequeños productores con familias que quieran adquirir esos productos, a través de los colegios.

Desde la plataforma Farmidable se organizan semanalmente entregas de cestas de compra que los padres, aprovechando que van por los peques, pueden recoger en el colegio y llevarse a casa. Nuestra labor promueve el consumo responsable, sostenible y de cercanía en las familias y los alumnos del cole, y reafirma los valores que un huerto ecológico escolar trabaja en estos.

Farmidable es una iniciativa que aporta al colegio un valor añadido de conciencia y permite a esas familias poder ser parte de un nuevo modelo de consumo, más ético, más sano y más sostenible.