Juego Niños Cabecera
18 Octubre 2016 • Medio Ambiente

Enseña a tus hijos a cuidar el medioambiente jugando

Seguro que eres uno de esos padres o madres que está deseando inculcar a sus hijos una educación basada en el respeto al ecosistema, la sostenibilidad y la importancia de cuidar el planeta en el que vivimos.

Sabemos que no es fácil conseguirlo, por eso, vamos a ayudarte con una de las herramientas más efectivas con niños (¡y adultos!) en todo el mundo: el juego.

Hemos creado un sencillo juego para toda la familia con el que podrán acostumbrarse a realizar todos los días esas pequeñas acciones hogareñas que ayudan al medioambiente y al planeta.

¿Qué necesitas?

  • Pegatinas amarillas, verdes y azules (gomets. o, en su defecto,  rotuladores gordos de colores)
  • Baja e imprime este PDF para pegarlo a la nevera
Juego Medioambiente

¿Cómo se juega?

Este juego se desarrolla durante un mes y se trata de llegar a la meta consiguiendo todos los días los 3 colores. Hay una serie de actividades que los niños pueden realizar para ganarse cada día la pegatina de cada color: azul para las actividades que ayuden a ahorrar agua, verde para las que mejoren o respeten la naturaleza y amarillo para las que ahorren luz.

 

¿Con qué actividades se consiguen cada uno de los colores?

Para conseguir un punto VERDE:

  • Echar el cartón y papel al cubo adecuado
  • Echar el plástico al cubo correspondiente
  • Usar un punto limpio y echar pilas
  • Utilizar el transporte público
  • Ir al supermercado y comprar productos a granel (mejor que envasados)

Para conseguir un punto AZUL:

  • Cierra el grifo mientras te enjabonas en la ducha
  • Cierra el grifo mientras te lavas los dientes
  • Mete una botella en la cisterna para que gaste menos agua
  • Llenad del todo el lavavajillas o lavadora

Para conseguir un punto AMARILLO

  • Apaga la luz al salir de la habitación
  • Apaga la luz al salir del baño
  • Sustituid juntos una bombilla normal por una LED
  • Cierra las ventanas para que no se escape el calor o el fresquito

 

Llegando a la meta, ¿y ahora qué?

Cuando el niño haya completado el mes, nada mejor que premiarle. Por ejemplo, con este diploma (bájatelo en pdf aquí), un certificado simbólico que seguro que le llenará de orgullo. Además, puedes completar el premio con una escapada en bici o una ruta por la naturaleza, para que vea de primera mano qué es lo que está contribuyendo a cuidar y proteger.

Por cierto, ¡puedes compartir con nosotros los “triunfos” de tus hijos con el hashtag #UnHábitatMejor!