Ahorro agua
22 Marzo 2017 • Medio Ambiente

Esta es la fórmula mágica para ahorrar agua en tu hogar: 20+1 hábitos para conseguirlo

Por Ernesto Cidad, director de la web especializada en agua doméstica, Agua Ecosocial

“¿Por qué debo ahorrar agua?”

Contéstate esta pregunta… tómate tu tiempo para reflexionar.

¿Ya?

Si has encontrado uno o varios motivos que respondan a esa pregunta, entonces este artículo es para ti. Pero si no has sido capaz de obtener una respuesta que te convenza, no creo que te interese seguir leyendo (pero si quieres, puedes escribirme y te daré varios motivos de peso).

 

Para ti, que quieres ahorrar agua

Tienes claro que quieres ahorrar agua.

Pero te faltan ideas, buena información y desconoces muchas de las opciones que existen en el mercado.

Quiero compartir aquí contigo mi “fórmula mágica” para conseguir el máximo ahorro de agua en viviendas y edificios:

HÁBITOS + TECNOLOGÍA = AHORRO DE AGUA efectivo

Sin duda, desde mi experiencia, esa es la mejor combinación.

La tecnología por sí sola puede ayudar, y cada aparecen más aparatos y sistemas de ahorro de agua; pero sin un cambio de hábitos muchas veces las tecnologías no son nada efectivas.

Por el contrario, con unos simples cambios de conducta por parte de los usuarios en las acciones cotidianas, podremos conseguir ahorrar mucha agua en nuestro hogar.

Así que aquí te voy a dar algunas ideas para adquirir nuevos hábitos, que no te costarán ni un céntimo de euro. Sólo te costarán un poco de tu fuerza de voluntad J

 

Hábitos sencillos para el ahorro de agua doméstico

Como te acabo de comentar, al principio algunas de las siguientes acciones te requerirán un pequeño esfuerzo, pero una vez implementadas en tu día a día se convertirán en hábitos que te harán ahorrar dinero en tu factura del agua y que te llenarán de satisfacción personal por estar cuidando directamente nuestro medio ambiente.

Merece la pena, ¿no?

Dicen que se tarda 21 días en adquirir un hábito. Así que perseverancia y… ¡a por ellos!

  • Los clásicos:
    • Dúchate en lugar de llenar la bañera.
    • Cierra el grifo mientras te cepillas los dientes.
    • Llena la pila para el afeitado, en lugar de dejar el grifo abierto.
    • Utiliza la lavadora y lavavajillas a carga completa.

 

  • En la ducha:
    • Cierra el grifo mientras te enjabonas.
    • Si eres una estrella del “canto bajo la ducha”, máximo 2 canciones (o lo que es lo mismo, no te pases de 5 minutos, que equivalen a unos 50 litros de agua).
    • Recupera el agua limpia que desperdicias hasta que sale caliente: pon un cubo y aprovéchala después para otros usos (si te resulta incómodo, existen varias tecnologías que te resuelven este problema).

 

  • En la cocina:
    • Si no tienes lavavajillas, realiza un friegue ecológico: rellena una pila con agua y pon todos los cubiertos a remojo. Friega y pásalos a otra pila con agua limpia. Haz un rápido enjuague final con agua del grifo.
    • Si tienes un equipo de ósmosis inversa, reutiliza el agua de rechazo para riego, limpieza del hogar, cisterna del WC u otros usos domésticos.
    • Llena un cazo con agua para limpiar tus verduras (en lugar de tener el grifo abierto)
    • Evita descongelar tus alimentos bajo el agua del grifo.

 

  • En el jardín
    • Riega por la tarde-noche.
    • Evita riegos cuando se prevean lluvias. Simplemente anticípate mirando la predicción meteorológica.
    • Siembra cultivos autóctonos y que demanden poco riego.
    • Evita los céspedes (en especial, los que sean muy “sedientos”). Investiga sobre otras especies tapizantes de bajo consumo hídrico.

 

  • En la piscina
    • Mantén el agua de tu piscina durante todo el año.
    • Usa un cobertor para épocas de poco uso (evitarás evaporación y además se mantendrá más limpia).
    • Asegúrate de que tu piscina no tiene fugas.

 

  • En general
    • Revisa todas tus instalaciones de agua periódicamente: repara goteos, humedades, fugas. El mantenimiento preventivo te puede ahorrar mucho dinero y futuros disgustos.
    • Mide: No hay forma más efectiva para saber si estás ahorrando que medir tu consumo de agua. Acostúmbrate a medir. Puedes hacerlo desde tu propio contador de agua o desde tu factura de agua, viendo el historial de consumo.

 

Un hábito extra (el más potente)

Un último hábito que quizá sea el más importante: COMPARTE EL CONOCIMIENTO

 Infórmate, aplica lo aprendido y, sobre todo, compártelo: educa a tus hijos, familiares, compañeros de piso y visitas.

Y difunde esta información entre tus amigos, familiares, compañeros de trabajo y gente querida.

El ahorro de agua empieza en uno mismo.

Ahora el siguiente paso para completar la “fórmula mágica” es saber qué tecnologías tenemos disponibles…

¿Quieres descubrirlas? Pues tengo un regalo para ti más abajo…

Ernesto CidadErnesto Cidad, Ingeniero Químico especializado en Hidráulica Urbana y Medio Ambiente, creador y director de Agua Ecosocial, web especializada en todo lo relacionado con el agua doméstica.

Agua Ecosocial regala en exclusiva para todos los lectores de Un Hábitat Mejor la Guía completa de tecnologías para el ahorro de agua doméstica.