Makers 3D
05 Julio 2017 • Sociedad y Personas

Makers, así son los manitas del siglo XXI

Por César Garcia, Co-fundador de Makespace Madrid

El bricolaje ha tenido un papel destacado en la historia de la televisión española mostrándonos, semana tras semana, cómo utilizar todo tipo de herramientas para conseguir un hogar más cómodo y adaptado a nuestras necesidades.

Pero durante los últimos años ha aparecido otro grupo de manitas, los makers, con un carácter mucho más tecnológico. Entre sus herramientas podemos encontrar las impresoras 3D y pequeños ordenadores personalizables como Arduino. Uniendo y combinando estas piezas crean drones, robots, sistemas domóticos y otras muchas invenciones. Veamos cómo funcionan estos elementos y qué podemos aprender de este movimiento maker.

Fabricación digital

La fabricación digital nos permite trabajar con diseños en el ordenador y utilizar máquinas, como las impresoras 3D, para convertirlos en piezas físicas de una forma sencilla. Al igual que ocurre con las impresoras normales de papel, ahora podemos modificar una y otra vez nuestro diseño, compartirlo con nuestros amigos, encontrar diseños por internet, etc. Al disponer de materiales baratos, podemos experimentar y crear nuestras propias ideas en un mismo día.

Para que nos hagamos una idea respecto del paulatino abaratamiento de las tecnologías de fabricación digital, máquinas que antes costaban decenas de miles de euros pueden adquirirse hoy por menos de 500 euros.

Esta facilidad de acceso ha hecho que mucha gente pueda hacer realidad sus proyectos para mejorar su entorno más cercano, creando soluciones a medida. A todos nos gusta vivir en un ambiente agradable a medida de nuestras necesidades. Con estas herramientas podemos adaptarlos y personalizarlos a nuestro antojo

Más que herramientas, medios de expresión

En ocasiones, el diseño por ordenador no es la solución más rápida y es por ello que podemos combinar estas nuevas máquinas y modos de trabajar con las herramientas tradicionales, habilitando nuevas oportunidades y facilitando la personalización de las mismas.

Un gran potencial de todas estas herramientas es que nos permiten moldear y transformar la forma en que funciona la tecnología. Los makers ven todos estos dispositivos no sólo como herramientas sino como medios para la expresión personal. Son una magnífica oportunidad para experimentar, para jugar y para ver sus propias ideas hechas realidad. Muchas de las personas que se acercan por primera vez, le encuentran similitudes con los primeros ordenadores Spectrum y Amstrad, que permitían al usuario crear su propios programas y aprender probando.

Compartir como aspecto clave del movimiento maker

Mucho ha cambiado, sin embargo, el panorama en estos treinta años con la aparición de Internet y las redes sociales. Compartir el proceso creativo, los espacios y las herramientas es una de las claves del movimiento maker.

Se comparten los procesos a través del aprendizaje entre iguales, en el que se pone en común las cosas aprendidas a través de la creación de prototipos. Se comparten también los diseños, utilizando licencias libres para que cualquiera pueda aprender cómo están hechos, adaptarlos a sus propias necesidades y compartirlos de nuevo.

Los espacios compartidos tales como los FabLabs o Makespaces, son otro de los pilares de este movimiento. Durante la última década hemos visto cómo se extienden por todo el mundo, duplicando su número cada 18 meses.

En estos lugares se facilita el acceso a una serie de máquinas compartidas, de forma que no es necesario realizar una gran inversión inicial para iniciarse en este mundo de la fabricación digital. La comunidad de usuarios de estos espacios es la que anima a los recién llegados a ponerse en marcha para hacer realidad sus proyectos.

Hacia una convergencia de los saberes artesanos y digitales

El movimiento maker ha llegado con mucha fuerza, facilitando el acceso a nuevas herramientas de creación y fabricación digital. Uno de los retos para los próximos años es cómo combinar todos estos procesos junto a los saberes más artesanos y tradicionales.

Todas estas profesiones relacionadas con la artesanía atesoran centenares de técnicas y aprendizajes que deberíamos preservar, combinar y complementar para generar nuevos proyectos innovadores. De esta forma dispondremos de un abanico más grande de soluciones, que nos permitan seleccionar las herramientas más adecuadas para cada ocasión.

Incorporar la tecnología para transformar nuestro entorno

Recientemente he tenido la ocasión de conversar con el investigador Valentín Muro, que documenta e impulsa el movimiento maker desde Buenos Aires, Argentina. Uno de sus descubrimientos más interesantes tiene que ver con la felicidad. Tras consultar multitud de informes y documentos, descubrió que uno de los factores clave para la felicidad es la existencia de proyectos y hobbies personales.

Gracias a los espacios y a las nuevas herramientas de fabricación, estos proyectos personales pueden convertirse en proyectos en grupo, compartiendo aprendizajes, logros y satisfacciones. Disponemos ya de herramientas abiertas que nos permiten abrir las cajas negras de la tecnología, adaptarlas a nuestras necesidades y emplearlas para crear nuevas y sorprendentes invenciones. ¡Es hora de ponernos manos a la obra!

César García Sáez es Ingeniero Técnico de Sistemas y licenciado en Estudios de Asia Oriental por la Universidad Oberta de Cataluña. Es graduado del programa de fabricación digital Fab Academy. Tiene más de 10 años de experiencia como trabajador del sector TIC y amplia experiencia como divulgador tecnológico.

Es co-fundador de Makespace Madrid, una comunidad de aficionados a la tecnología y la creación que utilizan la fabricación digital para hacer realidad sus proyectos.

Es una persona muy activa entre las comunidades tecnológicas siendo organizador del grupo de Internet of Things Madrid desde 2011. Es vocal del capitulo español de Internet Society y de la Asociación Internacional de Fab Labs. Recientemente ha participado en la creación de la red de creación y fabricación digital (CREFAB).

Desde 2015, conduce el podcast "La Hora Maker", que informa sobre los avances de la comunidad maker española, poniendo en valor a los pioneros de este movimiento al tiempo que impulsa la creación de nuevos espacios y colectivos.

Para saber más

• Manual de Supervivencia Maker: una obra que permite aprender los fundamentos de la fabricación digital y la electrónica. Está accesible online en el sitio web: www.manualsupervivenciamaker.com

• (Casi) Todo por hacer: es un informe que explora el impacto del movimiento maker en la educación y la sociedad. Fue publicado a principios de 2016 por Fundación Orange y puede consultarse en http://bit.ly/fablabsocial-es