Acuerdo Marrakech
19 Enero 2017 • Medio Ambiente

Marrakech: un esperanzador paso adelante en la lucha contra el cambio climático

Escrito por Fundación Empresa y Clima

A finales de 2015 firmaron todos los países del mundo, en la ciudad de París, el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. A partir de entonces teníamos por delante muchísimo trabajo para darle forma y estructura a este acuerdo que debían ratificar cada uno de los países firmantes, es decir todos. El deseo en ese momento era que fuéramos capaces de realizarlo antes de finales de 2020 cuando expiraba el Protocolo de Kyoto (que necesitó de 7 años para ser ratificado).

Este año 2016 será recordado por muchas cosas, buenas y malas, pero una de las más increíbles ha sido la ratificación del Acuerdo de París en tan solo 10 meses. A día de hoy son casi 120 países los que lo han ratificado y eso representa más del 80% de las emisiones mundiales.

La "Declaración de Marrakech" refleja el compromiso de todos los países para frenar el calentamiento global y seguir promoviendo la acción climática antes del 2020 para responder a las necesidades de los países en vías de desarrollo. Los países industrializados se comprometieron en Marrakech a ir aumentando la financiación hasta movilizar 100.000 millones de dólares en el año 2020 y así reducir la vulnerabilidad al cambio climático de los países menos desarrollados. El documento, asume que el planeta está calentándose a un ritmo alarmante, sin precedentes y es un proceso irreversible.

Decisiones significativas

De Marrakech emergen decisiones significativas: una sobre financiación a largo plazo y la otra sobre la ruta de trabajo para las partes que ratificaron (o lo harán en un futuro) el Acuerdo de París. Otro de los méritos de esta cumbre ha sido establecer diciembre de 2018 cómo la fecha límite para una serie de acciones que deberán culminar en las normas de juego del Acuerdo de París. 

Muchos expertos temían que se optaría por relajar los plazos, pero finalmente hubo reconocimiento sobre la urgencia para acelerar la transición hacia un nuevo modelo económico y cortar significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Declaración de Marrakech hace un llamamiento a incrementar el volumen, el flujo y el acceso a la financiación de los proyectos climáticos, y a reforzar las capacidades y esfuerzos de los países desarrollados hacia los más necesitados.

Respecto a las Contribuciones Determinadas Nacionalmente (Nationally Determined Contribution NDC) los países pueden revisar y recalibrar sus objetivos de reducción de emisiones en 2018 –sólo para aumentar su ambición. Deben anunciar sus nuevos objetivos (los nuevos NDCs) en 2020 o 2025 dependiendo del horizonte temporal de sus previos objetivos. En Marrakech, los 48 países que conforman el Foro de Vulnerabilidad Climática se comprometieron a una producción energética basada 100% en energías renovables lo antes posible, actualizar sus contribuciones y preparar sus planes para el 2050.

Con o sin Trump, el Acuerdo de París, sigue hacia delante. Para dejar el Acuerdo, Trump tendría que denunciarlo, algo para lo que tendría que esperar técnicamente al menos hasta el 5 de noviembre de 2019, es decir 3 años después de su ratificación.  Además, para que esto surtiera efecto se demoraría un año más, como pronto hasta el 5 de noviembre de 2020, al final del mandato de Trump.

Desde el primer momento China se mostró firme con su compromiso para luchar contra el cambio climático, animando a Trump a tomar ‘una decisión inteligente’ en esta cuestión. Se prevé que en otros foros, como el G7 y G20, se siga ejerciendo presión a la administración de Trump para alinearse a este movimiento mundial. En cualquier caso, las Partes reunidas comentaron la necesidad de hacer mayores esfuerzos para conectar las negociaciones con la economía real.

En Marrakech se ha puesto en marcha el Comité de París para fortalecer la capacitación de los países en desarrollo. Esta cumbre ha sido clave para mantener la cooperación entre países. Todos sabemos que los planes a largo plazo son imprescindibles para conectar las acciones del corto plazo podremos ver varios países y otros actores como las ciudades, regiones, empresas, ONG’s y otras instituciones, desarrollando estrategias de mitigación para 2050 durante los próximos dos años.

En general la cumbre de Marrakech ha sido toda una feria de soluciones para proteger el clima. Han sido incontables las iniciativas emprendidas, que hablan de una movilización enorme y desconocida. Los países han acelerado la acción por el clima en todo el mundo a través de una amplia gama de áreas que desarrollan los objetivos políticos y prácticos del histórico Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Finalmente decir que cerramos un gran año y nos esperan por delante unos años mucho más interesantes, climáticamente hablando.

La Fundación Empresa y Clima es una organización sin ánimo de lucro que trabaja por el liderazgo y compromiso empresarial en la lucha contra el cambio climático. La FEC representa a empresas de todos los tamaños y sectores, líderes y referentes por integrar en su ADN políticas que impulsen la acción climática.