Pepinillo londres
12 Julio 2017 • Medio Ambiente

The Gherkin (el “pepinillo”): conoce el primer rascacielos ecológico de Londres

En el corazón financiero de Londres se yergue el increíble 30 St. Mary Axe. Un edificio de 180 metros de altura, conocido también como “The Gherkin” (“el pepinillo”) por su característica forma que nos recuerda a esta hortaliza.

 

Good night London 🎡 #london #thegerkin #restaurantwithaview @beautifuldestinations

Una publicación compartida de Anders Schonnemann (@schonnemann) el

 

Diseñado por el arquitecto Norman Foster e inaugurado en el año 2004. Se trata del segundo edificio más alto de la city con 40 plantas. Pero lo más llamativo de este enorme edificio es la eficiencia energética de la que ha hecho gala.

 

Memories of London 51/100 #thegerkin #lookup #London #latergram #vsco

Una publicación compartida de Ciprian (@mynameisciprian) el

El edificio se construyó intentando integrarlo con las edificaciones de la zona, de igual forma se realizaron estudios de las condiciones meteorológicas para adaptarlo a estas. Esto le valió el premio británico Stirling en 2004 que premia la excelencia arquitectónica.

 

it was so beautiful #thegherkin 🏙🌁

Una publicación compartida de 👻: b3th103 (@_bethhillis) el

Medidas de eficiencia energética

Sistema natural de ventilación: mediante la construcción de patios helicoidales y el diseño de agujeros en las diferentes plantas para conseguir una aireación natural. Con esto se consigue estabilizar la temperatura tanto en verano como en invierno y disminuye el uso de los sistemas tradicionales de aire acondicionado.

Acristalamiento: la fachada de 30 St. Mary Axe está construida en cristal, exactamente con 5.500 paneles de vidrio aislante y doble. Esto permite el paso de la luz solar lo que conlleva un menor uso de la electricidad. Además, el doble acristalamiento y el aislante favorece el equilibrio de la temperatura en su interior.

Diseño: su forma apepinada está pensada para que el viento no encuentre mucha resistencia, rebajando la presión sobre la estructura del edificio y mejorando el flujo del aire en la zona peatonal evitando así golpes de viento.

Sensores de movimiento: utilizados para el encendido de luces y sistemas de refrigeración evitando el uso innecesario de la electricidad. Estas medidas han conseguido que “The Gherkin” utilice la mitad de energía que otras torres de similares características.

Por todo eso, el edificio ha sido catalogado como el primer rascacielos ecológico de Londres.