transformación digital humana
05 Abril 2017 • Sociedad y Personas

Transformación digital: ¿es más importante la tecnología o las personas?

La transformación digital y la digitalización de los negocios son aspectos fundamentales en la economía actual. Pero algunas empresas creen, equivocadamente, que la tecnología por sí sola es la salvación frente a todos sus problemas.

En este proceso de reflexión sobre la estrategia de la compañía, la decisión de muchas organizaciones pasa por la inversión en tecnología, con el objetivo de mejorar áreas como la eficiencia, la comunicación con el cliente o el marketing.

Sin embargo, el verdadero reto va mucho más allá. Una vez que la compañía ha realizado la primera inversión, que es la económica, es cuando debe afrontar la segunda, que es la transformación humana.

 

La importancia de las personas

Según muchos expertos, “las empresas ya no sirven a los clientes, sino que colaboran con ellos; no compiten con sus rivales, sino que se asocian con ellos”. En un momento en el que grandes empresas han caído y muchas otras se tambalean, la pregunta que muchos se hacen es: ¿qué debo hacer para garantizarme la supervivencia en el futuro de mi sector?

El problema es que si estas dos facetas del cambio no van de la mano, la transformación no cuaja, no llega a producirse, y la tecnología termina en un “cajón”. El usuario, que ya tiene su dinámica del día a día, “no puede integrar” la novedad que ofrece un nuevo terminal o una forma diferente de finalizar una venta.

Como dice Antonella Fayer Perez, coach, especialista en desarrollo de liderazgo y gestión del cambio y profesora en la Universidad Europea:

“Las organizaciones que quieran ver un verdadero cambio, que perdure en el tiempo y adaptarse a la verdadera transformación digital tendrán que trabajar desde las 4 perspectivas sin dejar ninguna de lado y poniendo más foco en lo interno (personas y cultura organizacional) que en lo externo.”

Para que la digitalización se convierta realmente en transformación digital, es necesario invertir en las personas y su desarrollo, para ayudarlas a adaptarse al cambio y que este cambio se integre en la cultura de la empresa.

 

 

Eduardo Luque

Por Eduardo Luque

Leroy Merlin ha invertido en 2016, más 205.000 horas de formación  con sus colaboradores. Por ejemplo, el curso “Internautas”, un videojuego al que pueden acceder todos los colaboradores de la compañía y en el que van superando fases y consiguiendo puntos. Una forma diferente, que además usa la gamificación, de implicar a toda una compañía en el cambio.