Acantilados dubrovnik
24 Julio 2019 • Medio Ambiente

Acantilados: 8 lugares mágicos donde mar y tierra se encuentra que querrás visitar

Si hay algo en este mundo capaz de robarnos la respiración, son los acantilados. Estas altas pendientes enfrentadas al mar crean impresionantes paisajes imposibles de olvidar. En Europa, los acantilados se alzan en las costas creando paisajes inigualables dignos de contemplar.

Desde la Costa de Galicia hasta Noruega, hacemos un recorrido por los acantilados que no querrás dejar de visitar.

 

1. Acantilados de Herbeira (Galicia, España)

En la provincia de La Coruña, a medio camino entre las rías de Cedeira y Ortigueira, encontramos los acantilados de Vixía Herbeira. Estos acantilados son considerados los más altos de la Europa continental con 613 metros de altura. En lo más alto, se encuentra ubicada la Garita de Herbeira, una atalaya del siglo XVIII que permite a los viajeros asomarse a ver el paisaje del mar cántabro.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Collecт мoмeɴтѕ ɴoт тнιɴɢѕ

Una publicación compartida de Adrián Álvarez (@adrianalvarez7) el

 

2. Murallas de Dubrovnik (Croacia)

En uno de los acantilados más impresionantes de Europa, Las murallas de la Perla del Adriático fueron construidas con el objetivo de proteger a los habitantes de las agresiones enemigas. Este fuerte ha presenciado la sangrienta historia de Dubrovnik pero, sobre todo, es conocida por ser uno de los escenarios más icónicos de Juego de Tronos.

 

 

3. Acantilado de Gásadalur (Dinamarca)

Albergue del pequeño poblado de Gásadalur, en la Isla de Vagar, este es considerado uno de los lugares más mágicos de Europa. Con vistas al Mar, la peculiaridad de los acantilados se debe a la cascada que cae desde ellos. Hasta el año 2004 era prácticamente imposible acceder, pero gracias a la construcción de un túnel hoy en día es posible visitar este hermoso pueblo danés y contemplar las vistas desde su acantilado.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I would've never thought when I saw this place about 5 years ago on one of my favorite photographers (@chrisburkard) website that I'd ever be sitting in front of this view, and this was a couple years before I even started doing landscape photography. But here I am, it's pretty awesome where my passion for photography has taken me. After it sinking in that I was finally in the Faroe Islands, I had to get to work! This photo was taken pretty much right after I landed and got my rental car, the moody weather that I had come to expect from the photos I've seen here definitely did not disappoint. I pretty much had to wipe my lens after every shot because it was raining sideways with 50mph winds, what an awesome and challenging experience! 🇫🇴 Hope you guys don't mind me posting many more photos from this trip now that I'm back home and am able to edit again.

Una publicación compartida de Jeremy Givens (@jeremygivensphoto) el

 

4. Punta de San Lorenzo (Madeira, Portugal)

En uno de los extremos de la isla de Madeira, se alza la Punta de San Lorenzo. Los tonos ocres y amarillos característico de la zona contrasta con el azul del Mediterráneo y crean un paisaje de colores únicos. Es zona protegida desde 1996 y hábitat de la foca monje, aves y plantas endémicas. Sin embargo, esta maravilla se puede contemplar a través de alguno de los senderos habilitados para su visita.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#Portugal

Una publicación compartida de Nany (@nanyrb94) el

 

5. Trollveggen (Noruega)

Ubicado en el Parque Nacional Reinheimen, este acantilado es el más alto de Europa, con más de 1.100 metros de altura. Debido a las frecuentes avalanchas y desprendimientos provocados por su perpendicularidad es considerado uno de los más peligrosos del mundo. La ruta de acceso cambia año tras año, siendo un reto para quienes quieren visitarlo.

 

 

6. Acantilado de Los Gigantes (Tenerife, España)

En la localidad de Santiago del Teide, se alzan Los Gigantes, uno de los acantilados más populares en España. Sus características paredes verticales y sus picos de entre los 300 y 600 metros hacen de los Gigantes una de las paradas imprescindibles en Tenerife.

 

 

7. Acantilado de Aval (Francia)

En la Côte d’Albâtre, en el pueblo de Étretat se alza el acantilado de Aval. Este monumental acantilado esculpido por el viento y el mar es protagonista de varias de las obras pictóricas del pintor impresionista Claude Monet. Aislada entre las olas, La Aguja, de 71 metros de altura, completa este grandioso monumento de inigualable belleza, independientemente la época del año.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

sexiest hues eva

Una publicación compartida de Lukas (@lukas_pousset) el

 

8. Acantilados de Dover (Reino Unido)

Entre el estrecho de Dover y Francia, los acantilados de Dover se alzan a 106 metros. A su espalda esconden túneles ocultos creados durante la Edad Media y utilizados más tarde como defensa en las guerras napoleónicas. Una de las peculiaridades, erosionan a una media de centímetro por año, aunque a menudo se han desprendido grandes trozos. Por ello, se advierte a los visitantes que permanezcan a cinco metros del borde para evitar accidentes.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#memory from #dover #whitecliffs #sea

Una publicación compartida de Xtian Valy (@xtianvaly) el