Ahorrar en la ducha
29 Enero 2019 • Hogar

Las 3 claves para ahorrar agua en la ducha

Cada uno de nosotros consume, de media, unos 132 litros de agua por día. Duchas, lavadoras, lavavajillas... se llevan la mayor parte de ese consumo diario. De hecho, solo un litro y medio de agua, de media, se usa para beber. Hemos avanzado mucho en los últimos años y reducido el consumo (en 200 la media estaba en 171 litros por persona y día), pero aún queda camino por recorrer.

Fuente: Geografía infinita

Estos datos dejan claro dónde podemos ahorrar más agua, en nuestros hábitos diarios. ¿Empezamos por la ducha? Estas son las 3 claves para comenzar a ahorrar agua todos los días.

 
 

1. Mejor ducha que baño

Es un clásico, pero es totalmente cierto: ducharse ahorra agua frente al baño. Una ducha de 5 minutos pueden ser unos 100 litros y un baño hasta 250.

Además, mientras te estás duchando hay varias cosas que puedes hacer: no alargar la ducha más tiempo de lo necesario, cerrar el grifo mientras de enjabonas (aunque parezca poco tiempo, puede suponer muchos litros de diferencia) y no abrir el grifo al máximo son ideas que puedes empezar a aplicar hoy mismo.

2. Reducir la presión

En vez de cerrar la llave de paso ligeramente, otra opción es instalar un reductor de presión. Se trata de dispositivos que se colocan cerca del contador y disminuyen la fuerza ejercida por el agua. Hacen que la presión sea homogénea, disminuyen el gasto de agua e incluso pueden evitar que el exceso de presión dañe la instalación.

3. Dispositivos de ahorro para la ducha

Hay diversos dispositivos que pueden ayudar a reducir el consumo de agua directamente en la ducha. Los aireadores, por una parte, reducen el gasto mezclando el agua con aire. De esta forma, aunque parece que sale la misma cantidad, la cantidad se reduce casi a la mitad.

También puedes instalar mangos de ducha con eco-stop o grifos termoestáticos. Estos regulan rápidamente la temperatura para que se malgaste menos agua, mientras que los mangos consiguen que puedas cortar el agua con un solo movimiento y con otro reestablecer exactamente la misma presión y temperatura. Son perfectos para poder cerrar el grifo mientras te enjabonas.