Autoconsumo energetico
17 Julio 2019 • Hogar

¿Por qué deberías pasarte al autoconsumo energético? Aquí tienes 6 razones

La transición hacia la energía verde y el abandono de los combustibles fósiles son necesarios para combatir la crisis climática. El autoconsumo solar fotovoltaico puede ayudar a esta transición. Las razones para instalar placas solares y empezar a producir nuestra propia energía son muchas, todas tan positivas para el medio ambiente como para el bolsillo del ciudadano.

1. Reduces tu huella de carbono

Es difícil calcular el nivel de CO2 exacto que un hogar puede evitar a la atmósfera si una familia se pasa al autoconsumo. Aunque si se observa el promedio de gasto de una vivienda en un año – 3.000 kWh -, un hogar que se pase al autoconsumo eléctrico estará evitando unos 984kg de CO2 a la atmósfera al año.

Gracias a la bajada de los precios de las instalaciones solares y a la reciente creación de un marco legal en este ámbito , el pasado 2018 el autoconsumo creció un 98% en España. Según la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) el año pasado se instalaron 261,7MW de autoconsumo fotovoltaico, lo que supone evitar la emisión de casi 3 millones de toneladas de CO2.

2. Ahorrarás en tu factura de la luz

La energía solar fotovoltaica se puede aprovechar en dos tipos de sistemas: los que están conectados a la red eléctrica y que con la energía que producen a partir del sol reducen su factura anual (tengan o no baterías instaladas), y los que están desconectados de la red eléctrica y utilizan baterías para almacenar la energía de los paneles y ser así autosuficientes.

Si te pasas a este tipo de autoconsumo ahorrarás hasta un 34% en tu factura de la luz.

La mayoría de hogares que se pasan al autoconsumo conectado a la red no instalan baterías, ya que el precio de las baterías elevaría demasiado el coste de la instalación. Aún así, desde abril de 2019, es posible inyectar a la red eléctrica la energía que sobra de los paneles durante las horas del día y luego en la factura mensual se compensa con la energía que se consume de la red, es como usar la red eléctrica como una batería gigante.

De todas formas, el gasto medio de una instalación sin baterías es de 6.000 a 8.000€ -para una instalación de unos 2KW-. Si te pasas a este tipo de autoconsumo ahorrarás hasta un 34% en tu factura de la luz. Este tipo de instalaciones permiten recuperar la inversión en 7-10 años.

En el caso de tener instalado un sistema de autoconsumo con baterías el precio puede llegar a elevarse a 15.000€, y el período de retorno se eleva a 10-15 años. Como la vida útil de las baterías es de 10 años, y está previsto que sus costes sigan bajando en los próximos años, sólo en casos muy concretos será rentable esta opción para consumidores domésticos.

También existe otro sistema de compra con el que se puede ahorrar hasta un 40% en la instalación de las placas solares, y por lo tanto, amortizar la inversión en 4 o 6 años. En Holanda, Alemania y otros países Europeos ya hace años que se popularizó la compra colectiva de placas solares. Este sistema establece grandes grupos de compra por localizaciones. Se abre el colectivo y cuando se apuntan un número determinado de casas, se cierra el colectivo y se hace el pedido masivo de placas solares -estas son más baratas-.

En España ya funcionan varias iniciativas de Compra Colectiva, como por ejemplo: Oleada Solar en Madrid o Col·lectiu Solar en Catalunya.

 

3. El nuevo marco legal favorece el autoconsumo

Desde octubre del 2018 el llamado “impuesto al Sol” ya no existe. Independientemente de la potencia generada, ninguna instalación de autoconsumo deberá pagar un peaje estatal por producir su propia energía. Y ahora finalmente con la aprobación del Real Decreto 244/2019 en abril, no se deberá tener un segundo contador instalado y el registro de las instalaciones será simplificado. Además, se establece un mecanismo de compensación de auto producción.

Todo esto reduce los trámites administrativos y favorece la libertad de los consumidores para hacer uso de este sistema de auto-producción energética. También, gracias a la nueva normativa, se permite el autoconsumo compartido o instalar más potencia solar que la potencia contratada sin realizar ningún tipo de trámite.

 

4. En un futuro podrás recuperar tu excedente energético

Según la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) para cumplir con el objetivo de reducir las emisiones un 45% para 2030, el crecimiento de energía solar debería ser de 3.000 MW anuales en los próximos 10 años. Un 10% y un 15% de esos MW provendrán de las instalaciones de autoconsumo.

Una de las novedades del Real Decreto 244/2019 que favorecen el autoconsumo, es la posibilidad de que las instalaciones inyecten su excedente diario a la Red eléctrica y lo puedan recuperar durante la noche. En la actualidad muchas instalaciones de autoconsumo sin baterías pierden su excedente y, aunque muchas compañías ofrezcan una tarifa justa para cubrir la demanda restante, se desaprovecha energía.

Es por eso que desde marzo la Red Eléctrica de España ya publica el precio de cada MW por hora por el que compensará este excedente energético. Esta medida significa más control sobre la energía producida y un gran ahorro en la factura eléctrica de aquellas instalaciones de autoconsumo que no cuenten con baterías. Aún así, actualmente conseguir esta compensación aún resulta complicado porque es necesario que en la instalación, el usuario tenga un contrato de tarifa regulada o PVPC con una comercializadora de referencia.

 

5. Cada vez se destinan más subvenciones al autoconsumo

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía estudia una nueva línea de ayudas para favorecer la transición al autoconsumo. Pese a que un 60% de las ciudades españolas de más de 100.000 habitantes ya rebajan el IBI por pasarse al autoconsumo, a veces esta medida puede ser insuficiente para que una familia se decida a dar el paso.

Hace años que las comunidades autónomas destinan parte de sus presupuestos a fomentar el autoconsumo entre empresas, pymes, industria del sector primario, pero también entre particulares. La mayoría de subvenciones regionales a particulares pueden llegar a cubrir hasta un 40% o un 50% de las instalaciones. Algunas comunidades autónomas como Cataluña también otorgan subvenciones para la compra de baterías y otras como la Comunidad Valenciana, han llegado a financiar íntegramente proyectos de autoconsumo solar para empresas y entidades. Para poder solicitar las ayudas solo es necesario visitar las webs de los organismos que gestionan las ayudas en cada región.

Consulta ayudas y deducciones de impuestos según Comunidad Autónoma

 

6. Puedes tener una instalación de autoconsumo aunque vivas en un piso

Una de las trabas que siempre ha tenido el autoconsumo es que son necesarios 10 m2 de tejado para poder realizar la instalación. Este hecho ha dificultado la transición al autoconsumo en grandes ciudades, con un elevado número de ciudadanos viviendo en bloques de pisos.

Hace años que las comunidades autónomas destinan parte de sus presupuestos a fomentar el autoconsumo entre empresas, pymes, industria del sector primario, pero también entre particulares

En julio de 2017 se legalizó definitivamente el autoconsumo compartido aunque la primera instalación de este tipo en España no llegó hasta un año después. En Rubí (provincia de Barcelona) una comunidad de vecinos ya se abastece con su propia energía mediante 7 módulos solares ubicados en el tejado del bloque de viviendas.

Recuperada la inversión inicial de 9.000€ – incluyendo mantenimiento-, los vecinos se ahorrarán aproximadamente 460€ al año. Sólo tendrán que pagar por su electricidad un importe mínimo a la comercializadora renovable Holaluz, por la energía extra que no llega a generar su instalación fotovoltaica. Su huella de carbono en cuanto a suministro energético será totalmente ZEO -cero emisiones-.

Para poder tener una instalación de este tipo, sólo es necesario contar con el apoyo de los demás vecinos de la comunidad y contar con una comercializadora que facilite los trámites administrativos y la instalación.