Domotica Inicios
08 Noviembre 2017 • Hogar

¿Es tu casa ‘domótica’ pero aún no te has dado cuenta?

¿Sabes que la Asociación Española de Domótica e Inmótica nació hace ya 25 años? Aunque nos pueda parecer increíble, en 1992, cuando aún ni siquiera imaginábamos los smartphones, el DVD no había nacido y el GPS era una herramienta tan solo al alcance del ejército estadounidense, ya existían decenas de compañías, ingenieros y expertos trabajando por hacer de nuestros hogares un espacio mucho más agradable, cómodo y conectado.

En realidad, si lo pensamos detenidamente, no es tan sorprendente, porque aunque a día de hoy asociemos domótica a apps de telefonía móvil y electrodomésticos conectados a Internet gracias al IoT, la domótica es mucho más que gadgets de última generación. De hecho podríamos decir que la domótica se inauguró en el siglo XIX con los primeros ascensores aplicados a edificios de viviendas.

Según esta asociación, de hecho, la domótica es el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda, que permite una gestión eficiente del uso de la energía, que aporta seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema.

Los 5 ámbitos de la domótica

Los servicios que ofrece la domótica se pueden agrupar en cinco ámbitos principales: programación y ahorro energético, confort, seguridad, comunicaciones y accesibilidad. En todas estas áreas, la evolución en las últimas décadas ha sido espectacular. Las alarmas antiintrusos o de detección de incendios, los telefonillos y videoporteros, los termostatos para la calefacción, o los detectores de movimiento y luz que encontramos en portales y zonas comunes de cualquier edificio actualmente son soluciones tecnológicas que ya han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana y que hemos interiorizado como commodities sin las que una vivienda ya no puede existir.

 

 

La implantación de este tipo de tecnologías ha sido mucho más rápida de lo que solemos pensar, pero sobre todo, ha sido increíblemente global y democrática. Independientemente de donde viajemos (en el primer mundo) encontramos los mismos tipos de adelantos y tecnologías aplicadas al hogar. La globalización ha servido también para hacer de la domótica algo tan cotidiano que apenas nos damos cuenta de que ya convivimos con ella.

La domótica ya está en nuestras vidas

Quizá, precisamente esa capacidad para pasar inadvertida sea al mismo tiempo la mayor virtud y el mayor defecto de la domótica. La facilidad con la que cientos de soluciones tecnológicas se han apropiado de nuestros hogares hace de la domótica una disciplina altamente productiva y eficaz, pero también hay quien se siente de alguna forma “defraudado” por las expectativas que tiene al respecto.

Y es que, en realidad, vivimos ya en casas altamente automatizadas. Sin embargo, el cine, la televisión y la impaciencia tecnológica que se ha apoderado de nuestra sociedad en la última década, han conseguido que en muchas ocasiones no valoremos como se merecería el alto nivel tecnológico con el que cuentan nuestras casas a día de hoy, y que, todo lo que no sea un superordenador capaz de gestionar el 100% de las tareas y necesidades hogareñas, nos parezca insuficiente.

 

 

Instalamos el sistema que necesites en el lugar que lo necesites. #CasaInteligente #domotica #automatizacion #iluminacion #hotel #casa #apartamento #bodega #oficina #negocio

Una publicación compartida de Casa Inteligente Colombia (@casainteligentecol) el

 

Tomémonos tan solo un par de minutos para pensar en todas las tecnologías con las que cuentan las viviendas y edificios actuales y aquellas de las que disponían las casas de nuestros padres o nuestros abuelos. Seguro que nos sorprenderemos de lo “domotizados” que estamos ya, sobre todo en comparación con unos años atrás. ¡Y lo que nos queda por cambiar!