Estadio-fútbol-Austria-bosque
13 Noviembre 2019 • Medio Ambiente

Este estadio de fútbol en Austria se transforma en un bosque frondoso de 300 árboles

Naturaleza, arquitectura y reivindicación se unen en la creación del artista suizo Klaus Littman. La instalación de 300 árboles dentro del estadio, tiene como objetivo llamar la atención sobre la fragilidad de los bosques en todo el mundo.

 

 

Un auténtico bosque en el corazón de Europa Central

La obra “FOR FOREST” se ha convertido en la instalación de arte público más grande de Austria, transformando el estadio de fútbol Wörthersee en la ciudad de Klagenfurt, en un bosque nativo de Europa central. El “micro bosque” incluye hasta 16 especies diferentes de entre ocho y catorce metros de altura, como el fresno, el roble común, el sauce blanco o pinos escoceses. Tras la visita de miles de curiosos, el bosque será trasplantado muy cerca del estadio permaneciendo como una escultura forestal viva.

For Forest Estadio

Una idea que nació hace más de 300 años

Littmann se inspiró en una pintura de 1970 del artista Max Peintner titulada “La Atracción Interminable de la Naturaleza” que representa un futuro ficticio donde la infraestructura se impone a la naturaleza existente en su espacio legítimo. La obra muestra un estadio abarrotado de gente contemplando una gran arboleda en lugar de deportistas, como si estuviesen observando una exposición. Desde entonces, el artista contemporáneo se ha aferrado a la idea de convertir esta sorprendente distopía en una realidad.

For Forest

Árboles que invitan a la reflexión

La esperanza del diseñador es que la arboleda sirva para no dar la naturaleza por sentada y agudizar nuestra conciencia sobre la relación futura entre el planeta y la humanidad, recordando que quizá algún día solo podremos disfrutar de estos árboles en lugares muy específicos. En “FOR FOREST”, Littmann pretende que la experiencia de cada visitante al estadio sea diferente, intentando que no vuelvan a ver los árboles o bosques de la misma manera.