Impuesto al sol
27 Marzo 2019 • Hogar

Fin del “impuesto al sol”: ¿en qué te beneficia este cambio?

Hace un año ya adelantábamos que la energía solar tiene un “futuro brillante”: la tecnología está avanzando de una forma muy rápida y los costes de los componentes son cada día más asequibles, más competitivos. También que era cuestión de tiempo que pudiéramos aprovechar el sol en todos los tejados de España para producir energía. En octubre de 2018 se introdujeron una serie de medidas que modifican sensiblemente el decreto de 2015 que marcaba las clausulas técnicas y administrativas.

¿Qué beneficios tienen esos cambios para la sociedad?

A medida que el número de instalaciones solares fotovoltaicas en España crezca, éstas influirán en la disminución del precio de la electricidad. España es un país con un elevado número de horas de sol al año, especialmente comparado con otros países europeos, y que carece de recursos de combustibles fósiles propios a costes competitivos, con lo cual tiene mucho sentido que su modelo energético se base en el aprovechamiento de las energías renovables en lugar de importar otras fuentes de energía de fuera.

Gracias al aprovechamiento de la energía solar, las emisiones y gases contaminantes disminuyen, la disponibilidad de energía solar fotovoltaica para la carga de vehículos eléctricos hace posible la transición hacia un modelo energético y de movilidad limpio, ecológico, sin emisiones y sostenible.

Además, el desarrollo de este mercado favorece la creación de empleo y crecimiento de nuestra economía.

¿Qué dice la nueva ley?

El Real Decreto 15/2018 reconoce el derecho a autoconsumir sin cargos en instalaciones de hasta 100kW. Esto anteriormente solo sucedía en las instalaciones de 10kW, como por ejemplo las instalaciones solares para viviendas residenciales unifamiliares, que estaban exentas del conocido como "impuesto al sol".

También se simplifican los trámites administrativos, especialmente para las instalaciones de pequeña potencia, ya no es necesario solicitar un punto de acceso y conexión a la empresa distribuidora ni hay una limitación de la potencia de la instalación solar. Además, el titular de la instalación solar no tiene que coincidir con el titular del suministro de energía (persona física o jurídica) ni se impone la exigencia del segundo contador.

Todas estas medidas facilitan el que usuarios finales puedan disfrutar de las ventajas de la energía solar fotovoltaica en sus hogares sin tener que hacer engorrosos trámites y papeleos con la compañía eléctrica.

Leroy Merlin está integrando la sostenibilidad en el centro de su negocio y entra en el mercado de las energías renovables en el hogar al comercializar placas solares para autoconsumo e instalaciones de aerotermia. Estas soluciones combinadas permiten producir agua caliente, calentar y refrigerar la vivienda aprovechando la energía gratuita de los paneles solares, al mismo tiempo que se obtienen importantes ahorros en la factura energética del hogar.