Juegos para cuidar el planeta
06 Abril 2020 • Medio Ambiente

Juegos que enseñan a tus hijos a cuidar el planeta

El cuidado del medio ambiente es una de las cosas más urgentes donde todos podemos aportar nuestro granito de arena. Como padres, tenemos la responsabilidad de dejar a nuestros hijos un futuro y un mundo mejor, o al menos intentarlo.

Conscientes del reto que está suponiendo mantener las rutinas de estudio para pequeños y mayores, queremos proponeros estas alternativas diferentes y divertidas para trabajar la educación ambiental en familia, ¡de un modo original y creativo!

La gamificación es una de las metodologías actuales más útiles para afianzar los conocimientos, y más en estos días, en los que se impone la reflexión. Por ello, con ayuda de material podemos aportar pequeñas soluciones a los grandes retos a los que nos enfrentamos hoy en día. Sabemos que el presente es de todos, pero el futuro es de ellos, de los niños y niñas.

¡A PLANTAR!

plantar

Con algo tan sencillo como el envase de un yogur o un recipiente de pequeño tamaño, un poco de algodón y una semilla de alguna legumbre (lenteja, alubia, garbanzo, etc.), podemos hacer con nuestros hijos nuestro propio jardín en casa.

De esta forma, mostraremos a los niños la responsabilidad de cuidar su propia planta y el esfuerzo que requiere y fomentaremos el cuidado de la naturaleza, favoreciendo su autonomía de una forma bastante entretenida.

Lo primero que debemos de hacer es explicar a los peques de la casa las partes de las plantas y su proceso de crecimiento para que entiendan la importancia del cuidado de estos seres vivos.

Una vez que tenemos todos los materiales listos, tenemos que llenar el yogur vacío a la mitad de algodón e introduciremos la semilla en el algodón a dos-tres centímetros de la superficie.

A partir de este momento, tendremos que regar la semilla y ubicarla en un lugar con luz y calor (Por ejemplo, al lado de una ventana) dejándolo reposar unos pocos días.

Al cabo de unos pocos días, veremos cómo de la semilla empieza a salir un tallo que va subiendo poco a poco hacia la superficie y pequeñas raíces ¡A los niños les hará mucha ilusión ver cómo su planta crece!

JUGAR AL PASAPLÁSTICO CON CONCIENCIA CRÍTICA

Queremos reflexionar sobre el ciclo de vida de los productos y más concretamente sobre el impacto ambiental de uno de los materiales más perjudiciales: el plástico. El 80% del plástico que se produce y consume no se recicla y, de seguir así, en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar.

Mediante este juego, similar a otro muy popular y televisivo, buscaremos qué otros usos pueden tener algunos de los productos más cotidianos, para, con creatividad, alargar su vida útil.

El rosco, que os podéis descargar aquí, se presenta con imágenes de objetos comunes de plástico y de un solo uso (vaso y plato de plástico, pajitas, bricks de zumo, etc.)

Cada equipo, por turnos y en 30 segundos, deberá encontrar un nuevo uso a cada objeto del rosco, con el fin de alargar su vida útil y/o reciclarlo con una nueva función, o bien encontrar un material alternativo que sustituya al plástico con el que está fabricado.

EL JUEGO DE LOS ODS. EL TRIVIAMBIENTE

Con este juego de mesa, ideal para jugar en familia, los más pequeños de la casa podrán demostrar sus conocimientos sobre el medio ambiente, dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. Estos Objetivos fueron acordados por los Países Miembros de la ONU.

triviambiente

En los materiales pedagógicos del programa encontraréis desde este juego, con sus instrucciones y materiales descargables, hasta muchas actividades para trabajar cada ODS. Solo necesitas lápiz, papel y…¡A jugar!

DESCUBRIENDO EL MUNDO QUE NOS RODEA

Mientras nos quedamos en casa, podemos observar desde las ventanas, balcones y terrazas, cómo la naturaleza se abre el paso. Hemos dejado de oír el ruido de coches y ajetreos rutinarios, para descubrir de nuevo el piar de los pájaros, el sonido del viento o el simple silencio en la noche.

niñosjugando

Con estas acciones, se puede conseguir sensibilizar a pequeños y mayores sobre el impacto ambiental y la necesidad de tomar conciencia sobre el cuidado de nuestro entorno, consiguiendo que los más jóvenes se conviertan en embajadores del medioambiente.