productos hogar responsable
10 Diciembre 2020 • Hogar

Cómo elegir los productos que necesitas para que tu hogar sea más responsable

Para cuidar el medio ambiente es fundamental romper con nuestro modelo de economía lineal, en la que compramos, usamos y tiramos. Para pasarte a la economía circular hay acciones fundamentales como reducir, reutilizar, renovar o reciclar. Te proponemos productos que te ayudarán con todas ellas.

¿Qué es la economía circular y por qué es tan importante?

La economía circular se sostiene en la llamada “regla de las 7 R”: rediseñar, reducir, reutilizar, reparar, recuperar, renovar, reciclar. 

La idea es procurar minimizar la cantidad de residuos que generamos, de manera que aumentamos la sostenibilidad de nuestro consumo.

Los efectos de este cambio de paradigma son muy positivos a varios niveles:

  • Cuidamos el valor de los productos, comprando solo aquello que nos resulta realmente necesario, haciendo un consumo más inteligente que piensa a medio y largo plazo: ¿qué repercusiones tiene sobre el ecosistema lo que hemos decidido comprar? ¿Hay otra opción más ecológica que podamos elegir? ¿Merece la pena invertir un poco más para encontrar un producto más duradero?
  • Aumentamos así también su rentabilidad: compramos pensando en maximizar el uso de cada producto, evitando la obsolescencia programada y planificando nuevos usos para cada uno de los objetos y materiales que entran en nuestro hogar una vez que el primer ciclo ha terminado. ¡Una forma interesante también de entrenar nuestra creatividad!
  • Protegemos así el medio ambiente, puesto que procuramos reducir la cantidad de recursos que necesitamos para producir nuevos objetos, pero también la energía necesaria para procesar nuestros derechos, etc.

¿Cómo podemos aplicar esta filosofía en nuestro hogar?

Elige materiales sostenibles

¿Conoces el sello Ecolabel? Se trata de una certificación europea que distingue los productos que pueden demostrar además de calidad un respeto por el medioambiente en todas sus fases de fabricación.

Por ejemplo, los suelos de madera laminada: en este caso la etiqueta Ecolabel certifica, además del hecho de que se han realizado con maderas provenientes de bosques gestionados de manera sostenible (maderas con certificación FSC, PEFC o equivalente), sino también que el consumo de energía y agua durante la producción se han reducido al máximo, y que el diseño facilita el desmontaje para que puedan repararse, reutilizarse y reciclarse una vez desinstalados. Al ser útiles para el aislamiento térmico, fomentan también un uso más eficiente de la energía que destinamos a climatización.

Por otra parte, cada vez hay una mayor variedad de productos realizados con materiales reciclados. Más allá del papel o el cartón, a los que estamos ya habituados, empiezan a generalizarse las telas fabricadas a partir de plásticos: una forma de aprovechar estos residuos, tan frecuentes en el modelo de usar y tirar, para generar materiales resistentes. Una de nuestras últimas colecciones de cortinas, la colección Dolomoti, está realizada con este tipo de tejidos reciclados: ¡deja que te sorprendan!

También se pueden utilizar materiales reciclados para aislar nuestros hogares. Un buen aislamiento no solo hace que nuestra casa sea más confortable: también nos permite ahorrar energía, reduciendo nuestra huella ecológica. Las últimas tendencias en este sentido son una reinvención de las técnicas milenarias de construcción, volviendo a los materiales naturales y buscando soluciones que sean capaces de aprovechar materiales desechados, así como de biodegradarse para minimizar los residuos.

No lo tires, ¡renuévalo!

Si tú o alguien de tu entorno tenéis en casa algún mueble desgastado, ¿por qué no le das una segunda oportunidad?

Antes de tirarlo, puedes optar por darle un aire totalmente nuevo gracias a las pinturas chalk paint, que al ser derivadas de la tiza pueden realizarse con base de agua: una solución menos tóxica y muy versátil. Con este tipo de pintura nos podemos ahorrar el lijado, ya que no necesita decapar. No hace falta cambiar el color por completo: simplemente elegir un motivo y utilizar plantillas para crear estampados puede transformar y renovar cualquier elemento que tengamos en casa.

Si se trata de algún mueble en verdadero mal estado, tampoco tenemos por qué rendirnos: sus tablas, igual que con las de los palets, pueden encontrar una segunda vida en forma de bancos, estantes, sillones, barras para la cocina, mesas de comedor, o el espacio de trabajo y estudio más adecuado a tu hogar…

El reciclaje creativo puede ser también una forma excelente de pasar tiempo de calidad en familia. No tiene por qué ser un proyecto muy complicado: reutilizar envases para plantar algunas aromáticas en el jardín u objetos cotidianos para realizar manualidades decorativas es una oportunidad de enseñar a los más pequeños de la casa a usar su imaginación para reducir su huella ecológica, ¡y pasarlo genial en el proceso!

Póntelo fácil para reciclar

Cada vez tenemos más información sobre cómo separar correctamente los residuos para conseguir reutilizar y reciclar lo máximo posible. Sin embargo, en algunas ocasiones nos cuesta trabajo asumir este hábito; muchas veces lo atribuimos a la falta de espacio.

No sigamos escudándose en esa excusa: en Leroy Merlin tenemos soluciones para separar residuos en todos los formatos y tamaños. Aprovecha ese pequeño rincón, instala un cubo extraíble… O, ¿por qué no? Construye tu propio cubo para reciclar y presume de él en lugar de esconderlo.

Con los residuos orgánicos, como los restos de limpieza y poda del jardín, puedes hacer también tu propio abono natural. Puedes usar trituradoras o compostadoras y acelerar el proceso con productos especializados o alguno de estos consejos.

Energía responsable

  • Las pilas y baterías son actualmente fundamentales para el funcionamiento para cada muchos de los objetos que tenemos en casa. Nos parecía un derroche innecesario tirar la batería de nuestro teléfono móvil cada vez que se descarga, ¿por qué seguimos haciéndolo con las pilas? Pásate a las pilas recargables, que pueden utilizarse hasta 1000 veces. Existen cargadores eléctricos, ¡e incluso solares! Para que además de reducir desechos, fundamentales en el caso de las pilas por la toxicidad del mercurio, apuestes por las energías renovables.
  • El ahorro energético es muy útil para el medioambiente, y una inversión inteligente que agradecerá tu economía doméstica. Algunos cambios en tu baño o tu cocina pueden marcar la diferencia en tu factura de la luz.
  • ¿Y qué tal apostar por las energías renovables? Usar acumuladores de agua caliente o colectores solares, incluso paneles fotovoltaicos o aerogeneradores si tenemos una terraza o azotea, puede marcar un cambio significativo en nuestra forma de abastecernos energéticamente.