seguridad en el hogar
09 Julio 2019 • Hogar

5 formas de aumentar la seguridad en nuestros hogares

Solemos considerar el hogar nuestro sitio seguro, de tranquilidad en el que podemos descansar y disfrutar de nuestra intimidad. Adaptamos espacios y los hacemos nuestros, decoramos, pintamos paredes y llenamos de personalidad cada rincón para sentirnos más cómodos y es que no hay sitio como estar en casa.

Cuidar nuestro hogar y asegurarnos de que sea un espacio que nos dé seguridad es fundamental para poder sentirnos tranquilos, sobre todo cuando tenemos niños pequeños que terminan convirtiendo cada estancia de la casa en su salón de juegos. Dependiendo de la edad de cada uno, los riesgos pueden variar. Por ejemplo, con los niños más chicos, lo importante es asegurar que no haya objetos peligrosos a su alcance.

Para frenar los posibles focos de peligro dentro del hogar y así tener la tranquilidad de poder dejar a cada miembro de la familia desenvolverse libremente, existen una serie de medidas que podemos tomar. Apunta:

Asegura las puertas y ventanas de cierres inesperados

Cuando tenemos niños muy chicos las ventanas y puertas pueden ser un peligro. Al no tener capacidad de reacción un cierre brusco de una puerta puede terminar pillándole los dedos por eso es importante utilizar topes que aseguren un cierre más delicado, podemos instalar retenedores o muelles de brazos para frenarlos. En cuanto a las ventanas, el riesgo es doble, no solo pueden hacer daño si se cierran fuerte, sino que pueden resultar peligrosas si están abiertas y lo niños se asoman. Para evitar riesgos es recomendable mantener despejada las ventanas para que los niños no puedan trepar hasta ellas y utilizar manillas de bloqueo para evitar cierres repentinos.

Si tienes escaleras, utiliza barreras

En el caso de las escaleras, dependiendo de la altura pueden resultar peligrosas para todos los miembros. Si contamos con escaleras altas hay que contar siempre con barandillas para poder auxiliarnos en el caso de que perdamos el equilibrio. Además, para reforzar la seguridad, podemos utilizar barreras que aminoren el riesgo a caídas.

Utiliza anclajes para asegurar tus armarios

Si cuentas con muebles susceptibles a caerse, es importante que los ancles a la pared para darles estabilidad.

Esconde los cables y protege los enchufes de los más pequeños

Una buena idea para evitar que los niños jueguen con los cables es simplemente alejarlos de la vista. Si esto no es posible o aun así sientes que son un foco de peligro, coloca protectores para las tomas de corriente, imposibilitando que accedan a ellos. Por otro lado, guarda cada electrodoméstico peligroso, como batidoras, cargadores, etc., tras su uso para que estén fuera de su alcance.

¡Cuidado con los resbalones!

En las zonas más delicadas, como cocinas o baños, utiliza suelos antideslizantes para que no se dé lugar a caídas. Si, aun así, hay alguna caída, una buena medida de protección es contar con suelos acolchados, ya sea con alfombras o con suelos de gomaespuma.

Con estas pequeñas medidas podemos crear un ambiente más seguro para que toda la familia pueda sentirse tranquila y disfrutar de los pequeños momentos.