Bici seguridad oficina
10 Octubre 2019 • Sociedad y Personas

Las 8 reglas de oro para ir en bici a la oficina con seguridad

Cada vez es más frecuente la convivencia de diferentes tipos de transporte en las ciudades. Coches, autobuses, bicicletas, patinetes…en el mundo urbano actual existen infinitas alternativas para la movilidad. En los últimos años, el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano ha ido cogiendo protagonismo. Ciudades como Londres, Ámsterdam y Copenhague están completamente adaptadas a este tipo de transporte.

En España, las administraciones locales están buscando fomentar el uso de la bici con el objetivo de reducir el impacto de las emisiones de carbono e impulsar el desarrollo de áreas urbanas más verdes y sostenibles. Así, en los últimos años han aparecido diferentes servicios de bicicletas públicas en las grandes ciudades como Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona y Bilbao que invitan al ciudadano a cogerlas como un medio de transporte diario.

Y es que utilizar la bicicleta no solo es beneficioso para el medio ambiente, sino que tiene un impacto positivo en nuestra salud. Por ello, introducir este medio en nuestro día a día para ir a la oficina puede tener grandes ventajas tanto a nivel físico como mental.

Sin embargo, moverse por la ciudad puede resultar un poco desafiante. Y es que al igual que cuando nos vemos en un coche o moto hay una serie de reglas que debemos respetar, cuando decidimos andar en bici hay que cumplir con ciertas normas para poder disfrutar de esta actividad de manera segura. Te las contamos:

1. Utiliza las vías señaladas

Como buen ciclista debes respetar las aceras, pasos de cebra, y áreas verdes.... Aunque no seas un coche vas en un vehículo con velocidad y debes circular por los canales estipulados. En el caso de tener que, a travesar por uno de estos pasos, bájate de la Bici y anda.

2. Señaliza tus maniobras

Antes de realizar cualquier maniobra asegúrate de informar a los demás conductores. Utiliza tus manos e indica las maniobras que tienes que realizar.

3. Mima a tu bici

Haz revisiones regulares. Asegúrate de que frenos, cambios, dirección, ruedas y luces estén en orden. Esto te dará más seguridad.

4. Ve siempre por el medio

Conduce por el medio de tu carril. No te pegues demasiado a los extremos. Los coches no prevén el espacio que van a necesitar. Por ello, asegúrate conduciendo por el medio del carril.

5. Deja que todos te vean

Es fundamental ser visible en todo momento. Como ciclista debes ser cauta y contar con toda la equitación necesaria para que sea día o noche los coches y peatones te puedan localizar. Así, antes de salir de casa con la bici recuerda que debes tener: un timbre para alertar de tu presencia y luces para que en las horas más oscuras se te vea.

6. Conduce con calma

Se prudente cuando conduzcas. Si sientes presión por parte de los coches al andar, intenta buscar vías más tranquilas, si eso es imposible, no te preocupes. Invita al coche a adelantarte manteniendo tú la velocidad en la que estés más cómodo.

7. El móvil y los cascos deben estar guardados

Para andar en bici es necesario tener los 5 sentidos activados. Siempre tendrás tiempo para escuchar esa canción o contestar a mensajes más adelante.

8. Siempre cede el paso al peatón

Muchas veces nos podemos encontrar con algún peatón distraído en medio de la ciclovía. En estos casos, toma un poco de aire y toca la campana para visar de tu presencia ya que, aunque no le corresponda caminar por ahí, lo más seguro es que se haya confundido. Hay que tener un poco de paciencia.